De regresoLección: Aprender a usar el móvil y la tv  a tu favor y no en tu contra.

Un mal uso del teléfono móvil o la televisión podría generarnos mucho estrés sin quererlo.

Anoche escuchaba una entrevista a Julian Contreras Junior en la que hablaba de lo impresionante que le parece que en los anuncios de teléfonía móvil ya no se haga alusión a la posibilidad de hacer llamadas con ellos.

Con la llegada de los smartphones tenemos acceso constante a internet y eso nos ha dado la posibilidad de usar aplicaciones como la mensajería instantánea gratis, sin darnos cuenta de eso puede generar una adicción y convertir nuestra vida en una conexión permanente con los demás que podría desconectarnos de nosotros mismos, que a la vez volcamos muchisimos datos personales en este tipo de apps.

Pero… ¿Cómo saber si soy adicto al móvil?

¿Vives con el móvil pegado a ti a cada momento del día?, ¿te genera ansiedad separarte de él?.

¿Comes con el móvil en la mesa?, ¿cuántas veces miras al día el facebook, el twitter o el whatsapp?,¿de dónde nace esa necesidad de estar “conectado”?

Sobretodo, cuando no puedes hacerlo ¿te angustias?.

Hace mucho, mucho tiempo, las personas se comunicaban sin teléfonos móviles, sin whatsapp, sin redes sociales…

Hacer uso de todo esto debe ser un privilegio, una facilidad, pero nunca la fuente de una adicción que nos aleje de tener paz interior. Cuando hablo de paz interior me refiero al hecho de estar conectados con nosotros mismos, con lo que ocurre a nuestro alrededor más allá de nuestro dispositivo móvil o tablet.

Cualquier cosa o persona, sin la que no puedas vivir, supone una fuente de apego. Y el apego, nunca es bueno.

Decimos que está en nuestra libertad llevar el móvil siempre encima, no nos damos cuenta de que esa dependencia extrema no hace otra cosa sino restarnos libertad. ¿Por qué? Es sencillo, porque a nuestro alrededor están nuestras familias, nuestros amigos, los animales que conviven con nosotros,lo que está ocurriendo en el momento presente sin apenas darnos cuenta.

¿Cuando fue la última vez que apagaste el móvil? ¿Eres consciente de que sus ondas afectan y alteran negativamente tu sueño, a tu energía diaria, a tu bebé si estás embarazada, a tu fertilidad?

Lo cierto es que yo lo he sido durante años, tengo 30 y llevo con móvil desde los 14. He aprendido a usar esta herramienta con consciencia de para qué es y para qué no, de sus beneficios y sus riesgos.

Para saber si eres o no un/a adicto/a al móvil, lo único que tienes que hacer es quedarte sin el unos días. Entonces, me responderás, ¿cómo van a contactarme?, ¿y si me pasa algo?. O… ¡No quiero!

¿No quieres o no puedes?

¿Cómo hacíamos en el pasado para mantenernos en comunicación?, ¿qué es realmente lo peor que podría pasar en caso de que no tengas el móvil?, ¿cómo reaccionarias si se te estropea?

Es un asunto muy serio señores, yo soy una adulta y me doy cuenta de que si quiero estar más conectada conmigo debo hacer el esfuerzo de desapegarme de este aparatito, pero ¿qué pasa con los más jóvenes? Niños que no se calman sin ver televisión, adolescentes obsesionados con tener cada día el aparato más moderno, el más caro, el mejor, con acceso a todo menos al contacto con sus padres, con charlar, con disfrutar de un día de reposo, con la lectura, con el teatro, con la música…

¿Qué es la generación nini? La generación nini, que ni estudia, ni trabaja, es esa misma que vive pegada al teléfono. ¿qué estamos creando para el futuro?

No hay más ciego que el que no quiere ver y lo principal es tomar la decisión de quitarse la venda de los ojos pero ¿cómo?

Como es cierto que la tecnología nos ayuda, y cualquier extremo es malolo haremos poco a poco y sin exagerar.

Pautas:

  • Decídete a ponerle un horario de apagado y encendido. Todo puede esperar a que lo enciendas, y en caso de emergencia hay cientos de formas de dar contigo seguro.
  • Descansar es imprescindible, estar atento al teléfono no deja que tu cabecita desconecte.

Estas son algunas de las posibles excusas que se me ocurren para no hacerlo yo misma.

¿Y si mis clientes tienen una urgencia y no me pueden localizar? : El coaching es, la antítesis de la dependencia. Será por tanto una ocasión estupenda para el coachee para aprender a buscar soluciones sin mi ayuda y mantenerse siendo autónomo. Si eres coach, o tienes cualquier otra profesión de servicios, tendrás que aprender a educar a tus clientes también. Yo antes pensaba que estando disponible todo el tiempo les ayudaba, y no me daba de que de esa manera generaba dependencia y a su vez perdía parte de mi vida. ¿cómo ayudarás a otros si no tienes vida? ,¿cómo ayudaré yo a mis clientes si me genera ansiedad que suene el teléfono? ,¿cómo lo haré si no me dedico un tiempo a mi misma de vez en cuando?

Todo puede esperar cariño… Nada está ni debe estar por encima de tu tiempo contigo. La consecuencia de lo contrario es perderse…

¿Y si pasa algo en mi familia/amigos/pareja, y no puede localizarme? Si no estás con ellos, físicamente aunque pasase algo no podrías hacer nada , (siempre hay excepciones como un familiar en el hospital, pero nosotros sabemos cuando “nos estamos haciendo la cama”). Informa a todos ellos de tu intención de apagar el movil en ese horario, facilítales un teléfono fijo para emergencias, tu dirección e incluso tu correo electrónico. Si pasa algo verdaderamente grave iran a buscarte. Que los demás no entiendan que hagas esto no es tu problema. Tu problema es ser un/una adicto/a al movil.

-No puedo… no soy capaz, el móvil está para usarlo, lo necesito… : Todo aquello que te digas te dará información sobre hasta a donde ha llegado tu nivel de dependencia. ¡Claro que puedes! Si el mero hecho de contemplar la opción de vivir sin móvil unas horas te genera ansiedad… lo siento, tienes un problema. Hay mil estudios sobre el tema, no me extenderé más que para decirte que busques información sobre las consecuencias físicas, mentales y sociales de una adicción como esta.

-Es que mi móvil es mi despertador… es que mi móvil me ayuda a dormir escuchando audios o música… : ¡Esta si que es buena! ¡Mira que la he dicho veces! Muchos móviles disponen de la opción de despertador aún apagados. En cualquier caso, un despertador de relog, te costará 2 o 3 euros en cualquier bazar, y si para dormir necesitas escuchar un audio, puedes usar un mp3 o apagarlo cuando el audio termine. Las excusas que le pongas a esto no son más que eso, excusas.

Descondiciónate:

  1. Observa como te sientes ante este planteamiento de que el movil dependa de ti y no tu estado del móvil
  2. Si consideras que te genera cualquier tipo de ansiedad, continua con los siguientes pasos. Sino, también, vivirás más tranquilo/a. Es muy importante que te pongas una fecha de inicio y hagas esto por fases. La primera semana, apagar las noches, la segunda, los momentos de concentración, la tercera, los domingos… así. La diferencia entre un deseo y un objetivo es que el segundo tiene plazos.
  3. Ponte un horario, establece otras formas de contactarte para urgencias y sé firme contigo mismo/a. La persona más importante de tu vida eres tu, por eso respetar tu descanso y tiempo contigo mismo debe ser prioritario.
  4. Establece a su vez, en que momentos del día apagarás el móvil o lo pondrás en “modo avión” para que no sea una distracción.
  5. Mientras estudias (¿estudias para labrarte un futuro?, ¿crees que lo adecuado es distraerte ene se momento?, ¿cómo afectaría apagar el móvil a tu concentración mientras lo haces?), mientras comes o cenas (¿ya está bien de estar mirando el móvil mientras cenas con tu familia no?, algún día no los tendrás cerca ¿cuántos minutos/horas le has dedicado al facebook o al whatsapp/line/ telegram mientras comes o cenas con tus padres, sin tener en cuenta que llegará un día en el que no puedas volver a comer o cenar con ellos, ni charlar nunca más?, ¿no se merecen un poquito de tu atención?¿te has preguntado como se sienten los que te rodean cuando te portas así?…
  6. Establecer tus momentos de desconexión te hará libre... te entererás de cosas que no sabes, y te darás cuenta de otras muchas que ni te imaginabas. ¿No te lo crees? Atrévete a probar…¿Qué otros momentos de desconexión necesitas establecer? Para saberlo, piensa en todas las situaciones de tu día a día en que te vendría bien estar más concentrado/a, o atento/a y a por ello.
  7. Establece un sistema de premios, y recompensas. Quizá lleves años alimentando tu adicción y si el camino de desmontarla es abrupto no durarás dos días, en seguida encontrarás motivos para no hacerlo, tal y como pasa con cualquier otra adicción. Por tanto, por cada día o semana que cumplas la meta que te hayas puesto concédete algunos puntos, 10 por ejemplo, cuando tengas 100 date un buen premio bien merecido. Por cada día que no cumplas resta 30 o haz algo que realmente te produzca mucha vergueza. Recuerda que la motivación funciona por alejamiento al placer o alejamiento del dolor, a por ello.

Para terminar, algunas preguntas para que te hagas.

¿Has probado a vivir sin televisión alguna vez?, ¿te has planteado alguna vez como serían las cenas familiares sin la televisión de fondo?, ¿eres de los/las que se duermen con la tv en el dormitorio?

De nuevo, hay mil estudios que te alentarán a sacar la tele del lugar en el que duermes, si tienes pareja tendrás más sexo, os comunicareis mejor, hareis otras cosas juntos como charlar, leer, comentar el día siguiente… Si no la tienes, exactamente lo mismo, literalmente.

Para comprobar los efectos de vivir sin tele, solo tienes que guardarla en un armario dos semanas. De nuevo, si la mera idea de hacerlo te genera excusas o ansiedad, propontelo como reto. ¿qué es lo peor que puede pasar?, ¿ a qué le tienes miedo?

Si después de dos semanas sigues necesitando la tv para rellenar huecos en tu vida… plantéate seríamente si sabes estar contigo mismo/a, si tu pareja te hace feliz, y si llevas la vida que quieres.

Comienza por hacerte esta pregunta ¿Para qué usas la tv?¿Para entretenerte? ¿O para no pensar? Y ¿para qué quieres evitar pensar? , ¿para obviar los problemas?, ¿y qué pasaría si dedicases todo el tiempo que pasas perdiéndolo con la tele en leer o en hacer algo por solucionar esos problemas?

Como siempre, cualquier extremo es malo, la tv es otra herramienta en nuestras vidas. Si te gustan el cine, las series o ver el telediario, no hay problema en tener unos cuantos ratitos de distensión frente a la caja tonta. El problema viene cuando la caja tonta nos atonta. Se sincero/a contigo mismo/a , ¿serías capaz de vivir 15 días sin tele? , ¿te agobia la idea?, ¿qué podrías ganar?, y ¿qué podrías perder?. ¿A qué te acercaría este esperimento?, ¿Y de qué te aleja?

Tu mismo/a. El compromiso es contigo mismo/a y nadie más.

¿Te atreves a iniciar estas dos aventuras conmigo? Si es así te propongo que uses los comentarios del blog para comentar la jugada, así todos nos nutriremos de experiencia a todos.

Gracias por seguir el blog, recuerda que puedes estar al día de las actualizaciones con solo suscribirte con tu correo electrónico, encontrarás la forma de hacerlo en la columna de la derecha.

Un saludo.

Marta