gemma gomez saez

TRATAMIENTO CON ACUPUNTURA EMOCIONAL

La acupuntura es una técnica milenaria que se aplica para el tratamiento de las diferentes afecciones en colaboración con la medicina tradicional. La acupuntura es una medicina complementaria y alternativa muy útil sobre todo en caso de enfermedades psicosomáticas.

Las emociones que trata y estudia la Acupuntura Emocional son las siguientes:

El enfado, la ira y la rabia (Hígado y Vesícula Biliar): Cuando la ira predomina, la persona tiende a alterarse por frustraciones. La persona es volátil e impulsiva, inestable. Generalmente este tipo de personas son auto disciplinadas para no perder el control sobre sí mismas, pero cuando el estrés aumenta o se relaja y pierde las inhibiciones pueden explotar de rabia y ser impulsivas. Tienden a sufrir problemas de migrañas, hemorroides, úlceras, problemas de ligamentos, uñas, tendones, articulaciones…

Alegría (Corazón e Intestino Delgado): Cuando el placer se convierte en el principal objetivo de nuestra vida, la gratificación momentánea puede llegar a agotarnos impulsados por la búsqueda permanente de más estímulos. La facilidad para la excitación se puede manifestar como risa nerviosa, locuacidad o charlatanería. Este tipo de persona disipa su energía viviendo sobre revolucionada. Si no está eufórica o excitada se siente decaída, vacía. Su alto nivel de actividad le provocará un metabolismo acelerado que se expresará con hipoglucemia, anorexia, esquizofrenia, problemas de vasos sanguíneos, lengua, expresión…

Preocupación (Bazo/Pancreas y Estómago): La preocupación hace que la energía baje, el movimiento perezoso lleva al estancamiento y uno se vuelve inactivo. Cuando reflexionamos exageradamente nos obstinamos en pensamientos y preocupaciones. Este estado estanca nuestra energía y ocasionará problemas digestivos, pesadez, debilidad, ralentizará las funciones de nuestro metabolismo dando lugar a la acumulación y al estancamiento, generará ansiedad y problemas musculares o del sistema linfático.

Tristeza (Pulmón e Intestino Grueso):La tristeza hace que la energía se detenga, tienda a limitar y a encerrar. Aprisionado en el pesar, uno se aísla de la vida. En su afán por protegerse la persona puede mantenerse demasiado apartada e inaccesible de la verdadera intimidad. Su vida está diseñada para mantener sus sentimientos en su interior. Sin el orden estricto de su vida cotidiana esta persona se vuelve completamente vulnerable y amenazada. Evita la excitación y los sentimientos, se muestra fría. Su exceso de control se puede manifestar como asma, estreñimiento y frigidez. Se puede manifestar también en problemas de piel, nariz o vello corporal.

Miedo (Riñón y Vejiga): El miedo hace que la energía se hunda, la base cae. Cuando la supervivencia se ve amenazada uno se queda petrificado por el terror y pierde el control. Esta pérdida de control puede llevarnos a orinarnos de miedo. Dominado por el miedo la persona se aísla y se esconde del mundo, se vuelve desconfiada, suspicaz y prefiere quedarse sola. Anticipa lo peor y vive bajo la nube de la fatalidad y el pesimismo. Su aislamiento puede desconectarla de la vida dejándola fría y dura como una piedra. Debido a este endurecimiento se puede generar artritis, sordera y senilidad, entre otros.

Con la ACUPUNTURA EMOCIONAL se consigue reestablecer el flujo energético permitiendo que la Energía Vital no quede estancada y/o bloqueada y así de esta manera aporta calma y claridad a la mente, lo que nos permite afrontar retos y las dificultades provocadas por las emociones de una manera más centrada. La ACUPUNTURA EMOCIONAL nos hace estar más atentos al proceso psicosomático ligado a las emociones y nos proporciona herramientas válidas para enfrentarnos a los cambios producidos por los estados emocionales.

¿Te atreves a sentirte libre? ¿A qué esperas…? 

Gemma Gómez Sáez

 

1ª Consulta de 30 min,toma de contacto gratuita.

Solicita cita en protagonizatuvida @gmail.com

 

Recomendada personalmente por Marta Rodríguez Mancheño.  Amiga y paciente.