coaching

coaching

¿Verdad que alguna vez te ha pasado eso de pensar que deberías hacer algo o dejar de hacerlo , dejar de fumar, comenzar a hacer deporte, tener esa conversación que estás postergando, un cambio de casa, de trabajo, de actitud, llamar más a tu familia, ser más cariñoso con alguien… y a pesar de ello no haces nada al respecto?

Ningún movimiento…y ese pensamiento,ese deseo, ese cambio, se queda…en agua de borrajas.

Y mientras tanto te vas frustrando y contándote cosas como que no tienes fuerza de voluntad, o en realidad no eres capaz  o justificando que no emprendes esa acción porque en realidad no es bueno para ti, o será mejor no hacerlo, o no estás capacitado…

Te voy a explicar una cosa acerca de por qué no mueves ficha…

En el fondo de ti, en lo más profundo, te has convencido de que hacer eso que te propones es más complicado que vivir sin hacerlo… de que la pérdida que sientes ahora, o la carencia no es peor que el esfuerzo que te supone el cambio.

En definitiva, asocias más dolor a mover ficha que a no hacerlo.

Primero:

Te voy a poner algunos ejemplos:

Imagina que decides dejar de fumar

– ¿qué te estás contando sobre lo fácil o difícil que será?

– ¿cómo llevarás la ansiedad?

– ¿qué argumentos has generado para seguir haciéndolo?

– ¿y qué te cuentas a ti mismo sobre el dolor que te producirá dejarlo?

Imagina que te propones comenzar a hacer deporte a diario…

– ¿qué te cuentas sobre cómo te va a doler el cuerpo, y sobre hacerlo a solas, y sobre la pereza que te dará ir cada día?

¿Y si hablamos de esa conversación que tienes pendiente?

– ¿ qué te está impidiendo tenerla?

– ¿en base a qué te das ese argumento?

– ¿qué te impide poner todo lo que tienes en acción para cambiar de trabajo?

– ¿qué argumentos te das cuando piensas en obtener uno nuevo? ¿cosas como el número de parados que hay en la calle? ¿la experiencia negativa transmitida por otros, por los medios…? ¿cosas sobre el gobierno, los políticos? ¿estás haciendo todo, todo lo que está en tu mano cada día para lograr encontrar trabajo? ¿TODO? ¿TODO? ¿tienes la mejor actitud posible?

Y así con el resto de ejemplos del principio.

Si asumes que tu mismo estás asociando los cambios a dificultades, dolor, incomodidad… te será más fácil comprender cómo funciona el proceso de autosabotaje insonsciente del que te hablo.

Segundo:

¿Cómo es posible que sin embargo tu situación actual sea mala, te cause sufrimiento o no te convenza ni te haga sentir satisfecho en ese sentido y continúes sin mover la ficha?

En primer lugar por lo que ya te he contado. A nivel interior crees que es peor hacerlo que no.

En segundo lugar… Aún no has tocado fondo con ese tema en concreto está claro.

¿Recuerdas el día que tomaste la decisión de que no querías estar más en esa relación? ¿o el día en que dijiste no puedo más, y dejaste de hacer aquello para siempre… ?

“¿Recuerdas algún momento de haber tomado una determinación después de llegaras a tu límite personal?”

¿Qué hizo que la tomases? Te lo diré… TOCASTE FONDO. LLEGASTE A TU LÍMITE PERSONAL.

Hay muchas personas para las que rozar ese límite les impulsa a un estado depresivo,se quedan en su zona de confort desde la que se quejan pero no se mueven  y desde ahí no hacen cambios; pero para la mayoría, la gran mayoría entre los que estamos tu y yo, ese límite nos catapulta directamente a tomar decisiones.

Cuando uno toma una decisión, está descartando por completo el resto de opciones, y de eso se trata. De comprometerse y tomar decisiones.

¿Qué crees que motiva las acciones que se toman con el fin de hacer cambios?

Pues que al emprenderlas nos acercamos a obtener más placer, a mejorar la calidad de eso que nos preocupa, a tener mejores sensaciones , y a estás más satisfechos.

Si una decisión te lleva a estar peor a la corta y la larga, será difícil que emprendas una acción por ella.

Si una decisión te lleva a estar regular a la corta pero estás convencido de que a la larga será mejor para ti y lo que te argumentas para tomarla son los beneficios que producirá eso en ti o en tu vida probablemente ese sea el motor que motive que comiences a emprender acciones en esa dirección y que te comprometas con lograrlo.

Todo depende de a qué tengas asociada ese conversación, el hecho de conducir, la relación con ese miembro de la familia, ese momento de encuentro que estás postergando, el hecho de cambiar de empleo, de mejorar tu posición, de ahorrar, de ganar más dinero, de ganar menos, de hacer deporte, de fumar, de dejar de fumar…

Una asociación es el vínculo que hay entre dos conceptos para ti:

– ¿en qué piensas cuando piensas en deporte?

– ¿y en tu padre?

– ¿y en tu madre?

-¿ qué te evoca pensar en ellos o en serlo tu?

– ¿qué sientes cuando piensas en el futuro?

-¿y en el dinero?

– ¿que sensaciones te produce pensar en tu trabajo?

¿y qué palabras te viene a la mente cuando te digo cosas como pareja, hombres, mujeres, hijos, compromiso, éxito, abundancia…esfuerzo, salud…?

Es importante que comprendas que nuestras acciones dependen directamente de nuestras decisiones, y éstas a su vez de las asociaciones que hacemos con ellas.

Tercero :

¿ Y cómo el hecho de saber que mi motivación para actuar está basada en no acercarme a lo que me resulta negativo y no alejarme de aquello que me resulta malo pero mejor que arriesgarme, o con lo que me he conformado por miedo a arriesgarme a que mis asociaciones sean ciertas?

Si consigues cambiar tus asociaciones, es decir, vincular una emoción negativa de fuerte intensidad a aquello de lo que partes, y una positiva al lugar al que deseas llegar, a la acción que deseas emprender, tu motivación habrá cambiado.

Por ejemplo, imagina que lo que quieres es dejar de fumar.

Fumar es algo que sentirás que te produce placer. ¿ cuántas veces has oídola frase  “necesito un cigarro para calmarme”?

Está asociado a momentos de disfrute, de des-estrés, de ocio…. A momentos de soledad contigo, a calmarse, a socializar…

Averigua sobre a qué asocias tu el hecho de fumar. ¿Cuáles son la asociaciones placenteras que tienes con fumar?

Haz todo lo posible por cambiar esa asociación y vincular, el hecho de fumar, el sabor, el olor,la reacción que produce en tu cuerpo…. A muchas cosas negativas.

Puedes por ejemplo, imprimir una foto de unos pulmones destrozados por el tabaco, deshacer una caja de cigarrillos y frotarte las manos y la cara con ese olor hasta que te hartes, hasta que te de vergüenza oler así y ganas de vomitar, ir a visitar a alguna persona que fume mucho y fijarte en su piel, sus dientes, sus manos, informarte ávidamente sobre los efectos del tabaco en la salud, visitar la tumba de alguien que murió por cáncer (puede que el tabaco no sea la causa pero sabemos que es una de ellas).
Podrías visualizar en tu mente las palabras de alguien que te rechaza por ser fumador  recordar los momentos que te has perdido por salir a la calle a fumar, el frío que pasas por eso mismo, el sabor de los besos de alguien que fuma, lo que estás perdiendo en olfato, en sabor…
Y así todo lo que se te ocurra, cuanto más intenso sea el asco y la aversión que generes, más se asociará en tu mente.
Puedes comer algo muy desagradable cada vez que quieras fumar,o recordar las bronquitis.

Tu tarea es alcanzar tu limite.

Esto ya no se trata de la química, si no eres capaz de tocar fondo no lo dejarás, necesitas crear en tu cerebro el mismo tipo de asociación que existe entre fumar y tu que el que existe entre tirarte de lo alto de un edificio para volar, o beber de la botella de legía.

3ªConstruye una nueva asociación.
Haz una lista de todas las asociaciones positivas que tiene el no fumar. Visualízalas, siéntelas  Y de nuevo a mayor nivel de intensidad mejor resultado.

Si deseas tomar el mando en tu vida tienes que asegurarte de dominar absolutamente esta técnica.

Identificar las asociaciones y creencias positivas que te llevan a hacer eso que quieres dejar de hacer o a no comenzar a hacer eso que te cuesta.

Trabajar  introduciéndote en el estado contrario y hacer todo lo necesario para crear una nueva asociación, y por último asociarte a la nueva y beneficiosa creencia.

No te he dicho que esto sea fácil, quizá ya estés pensando cosas como, que es difícil ,imposible, que no va a funcionar. Puedes empezar por ahí…

Como todo cambio de hábitos requiere persistencia y repetición que es la madre de la excelencia.
Comienza por decidir y comprometerte con dejar ese hábito que crees que te daña, o por atreverte a llamar a esa persona y proponerle una cita por fin.

Después de eso, recuerda que no existe el fracaso, sólo el aprendizaje.Como dijo Tomas Edison , “Todo intento erróneo descartado es un paso más hacia el éxito”

Y si necesitas ayuda…contáctame. Tener una Coach Personal puede ayudarte a trazar un plan de acción para llevar a cabo cada paso, a explorar todas las opciones posibles para asociarte al dolor con la antigua creencia y al placer con la nueva, y acompañarte activando tu motivación en todo el proceso.

Artículo basado en mi experiencia y lo aprendido en el libro “Controle su Destino” de Anthony Robbins.

Si quieres solicitar una toma de contacto gratuita conmigo por skype con el fin de comenzar un proceso de coaching y que te ayude , solo tienes que mandarme un email a protagonizatuvida@gmail.com.

Puedes ver el coste de las sesiones conmigo aquí

Puedes ver algunos testimonios de personas que me han elegido como coach aquí, y aquí, y aquí, y aquí

Gracias por seguir el blog, si lo deseas puedes suscribirte a las actalizaciones para poder ver cada nuevo artículo a través de en enlace que encontrarás en la columna de la derecha de la página.

Un saludo. Marta