coaching

coaching

Casi todos huimos de algo, de hecho en este momento ¿qué podrías decir que estás evitando?

Quizá dar un paso más, quizá uno más arriesgado hacia lo que quieres.

O quizá podrías estar huyendo de “la conversación”, de ese encuentro que no quieres afrontar, de eso que “deberías” decir la próxima vez… quizá estés huyendo de lo que sientes,o de lo que no sientes para nada,  o de estar contigo mismo no sea que al quedarte sólo lo averigües.

Quizá ni siquiera sabes de que huyes, o que lo estás haciendo.

Lo cierto es que la mayoría de nosotros parece que no somos conscientes de hasta que punto somos capaces de influir en nuestras propias vidas buscando razones para seguir creyendo en lo que siempre hemos creído  o para continuar justificando el portarnos como nos estamos portando.

La huida no es más que una reacción, ¿ a qué? pues a miedo! A lo mismo que podría impulsarnos hacia la conquista, que lo que logra es que nos quedemos quietos, sinónimo muchas veces de abandonar nuestros sueños.

Lo peor es que ese miedo, el mismo que nos hace abandonar, no atrevernos a algo que deseamos o rendirnos, es algo que auto-nutrimos.

¿ Te has parado a prestar atención alguna vez a lo que te cuentas? Tu cuerpo y tus posibilidades no son más que las consecuencias de lo que tu afirmas sobre ti, sobre tus capacidades,sobre la vida, sobre el futuro… ¿ Qué harías sin miedo ?

¿ Estás haciendo el máximo posible para que todo aquello que depende de ti te haga sentir satisfecho? ¿ estás haciendo todo, absolutamente todo lo que podrías hacer por dedicarte a eso que tanto te gusta en realidad? ¿ por tener el tipo de relación que anhelas? ¿ por sentirte pleno contigo mismo? ¿ o te estás contando que es difícil  que es duro, que es imposible, que no es para ti…? ¿ qué excusa te estás poniendo a ti mismo?

¿ De qué o de quien estás huyendo? 

Si  a un niño si le cuentas que bajo su cama hay monstruos, si lo haces con la suficiente pasión, acabará creyéndote. Bajar sus piececitos del borde de la cama cuando hayas salido de su habitación será una autentica tortura,creerá que los sonidos son voces, y los ruidos pisadas, su mente, escuchará lo que crea y no se quedará dormido hasta que no se haya rendido de puro agotamiento.

Igual nos pasa a nosotros, los adultos. Si te repites una idea negativa constantemente  encontrarás sonidos que sean pasos, y voces que la corroboren. Prueba a repetirte que eres capaz de dar ese paso, que ya es hora, que lo lograrás…

¿ Qué pasaría si… te enfrentases a lo que tu mismo te cuentas y de dieses permiso para contarte cosas mejores?

Prueba a hacer un plan… si dejas de contarte que hay monstruos debajo de la cama, probablemente pronto comiences a disfrutar de tus sueños.

Si quieres solicitar una toma de contacto gratuita conmigo por skype, solo tienes que mandarme un email a protagonizatuvida@gmail.com.

Puedes ver el coste de las sesiones conmigo aquí

Puedes ver algunos testimonios de personas que me han elegido como coach aquí, y aquí, y aquí, y aquí

Gracias por seguir el blog, si lo deseas puedes suscribirte a las actalizaciones para poder ver cada nuevo artículo a través de en enlace que encontrarás en la columna de la derecha de la página.

Un saludo. Marta