Inicié con Marta un proceso de coaching en el que sentí que por fin YO iba a tomar las riendas de mi vida. Tantas responsabilidades laborales y familiares me impedían prestarme atención a mi misma, a mis proyectos, a mis sueños.Marta me ha ayudado a respetar los silencios que nos hablan y nos dicen “escúchate”, me ha ayudado a ver cómo las cosas que nos decimos a nosotras mismas nos condicionan la vida y determinan nuestra felicidad, me ha ayudado a quitarme miedos que me hacían sufrir, me ha dado claves para mandar mis limitaciones a paseo, me ha ayudado a cambiar lo imposible por probable…todo ello sin juicios, sin obligaciones , sin expectativas de nada…

Durante el proceso en el que te trabajas pensamientos, hábitos, y actitudes personales, es muy fácil sentirse juzgada, sobre todo por una misma…pero Marta me ha acompañado durante el proceso de coaching con una dulzura y cariño especiales…ha conseguido que me dé cuenta de que siempre puedo estar conmigo misma y escucharme, ahora me quiero y me cuido un poco más, y sobre todo me digo cosas más bonitas.

Finalizado el proceso de coaching, estoy más que satisfecha porque he recogido muchas cosas que forman parte del mismo (objetivos,planes de acción, prevenir las limitaciones…) y yo también he sembrado muchas cosas que van a seguir alentándome en mi día día para conseguir mis sueños, pero sobre todo creo que he tenido muuuuuuucha suerte al tener a Marta como acompañante, ya que ella , con su estilo, con su forma de escuchar, de proponer, de alentar,de reír , de comprometerse, de mirar… ha sido sin duda la luz para que germinaran mis semillas interiores. 

Gracias Marta, ahora me cuido cada día y ya empiezo a florecer.

Fecha: 24 enero 2012
Enviado por: Patricia.
Madrid