Inteligencia_emocional

Inteligencia emocional ????
“ Consiguiendo cambiar tu estado, lograrás redibujar tu Universo” Marta Rodríguez Mancheño

Puede que aprender a escuchar lo que nos decimos, aprender herramientas para cambiar nuestros estados como mover el cuerpo, cantar algo positivo,decirnos algo que si nos convenga, o dejar de suponer, hacer algo diferente…ejercicios de risoterapia!, llamar a una amiga, o irte al cine aunque sea sol@ a pasar un rato contigo… no sea la panacea. Pero estoy segura de que atendiendo la vida de esta otra manera favorecemos mucho más las probabilidades de disfrutar mejor de las cosas, de vivir más en la realidad y menos en las fantasías que crea nuestra mente, cuyas raices son nuestro sistema de creencias (las cosas que pensamos que son ciertas y con las que generalizamos… –
Vamos 5 mujeres estupendas en un coche, aparentemente hoy es un día duro para alguna de nosotras. Pero empezaré por el principio…

 

Me levanté tal que a las ocho de la mañana con la firme intención (y no por ello gustosa) de acompañar a mi mamá a urgencias médicas para conseguir “hacer razonar” a la doctora que había decidido dos días antes darle el alta médica , teníendo en cuenta el lamentable estado aún de sus cervicales tras un accidente laboral.

Podría decirse que ayer me levanté en estado neutro… focalizada en una tarea potenciadora de mi ego, hacer de salvadora! Mi inteligencia emocional bajo cero…Y mi cabreo fue in cresccendo…

Discutí con mi doctora, es curioso porque previamente me había imaginado como 30 veces de camino el tipo de discusión que tendría con aquella mujer, aún sin conocerla ni haber llegado ella a la conclusión de no renovar la baja a pesar de mis argumentos. Esto es lo que me intriga…

¿Generamos nuestros estados de ánimo en función de lo que imaginamos y nos decimos? ¿Practicamos la inteligencia emocional o el auto saboteo?

 
Por la mañana yo iba dispuesta a guerrear, a discutir, a decirle cuatro cosas a esa desconocida, asumiendo que los resultados de nuestra conversación serían como para ello, y así fué. En cualquier caso, ahora estoy segura de que lo que yo transmitía con mi rostro cuando nos encontramos de frente, no propiciaba en ningún caso una actitud de dicha mujer que no fuese defensiva… Dejé que la emoción de indignación por algo que no había ocurrido aún creciese por segundos, y siete minutos de retraso a la consulta de la doctora fueron suficientes para hacer que entrase allí como leona salida de una jaula.

¿Qué conseguí con ello? Sentimientos de frustración, por no poder ayudar a mi mamá viéndola enferma, propiciar una mala relación futura con la susodicha doctora, y darnos un paseo en balde… Esto lo veo ahora claro, que recapacitando se aprende.
Después de esto seguimos con los trámites y la indignación, hasta el final de la mañana. Una mañana agotadora a nivel mental con tanto cabreo…

¿A qué se debe que mi día comenzase de esta manera, sintiéndome así, y acabase rodeada de mujeres estupendas a última hora de la noche dando las gracias por lo vivido?

Radica en un estado mental previo diferente. Las emociones como la ira, la tristeza, o la frustración nos llevan a vivir situaciones de ese mismo tipo.

¿Qué habría ocurrido si en lugar de salir de casa en estado de ira, y viajar hasta la consulta imaginando todo lo malo que iba a ocurrir, hubiese amanecido dando las gracias por tener la oportunidad de charlar con la doctora, y me hubiese presentado amablemente en su lugar de trabajo, pidiéndole por favor que escuchase mis razones, en lugar de con cara de “eres la peor doctora del mundo”, con cara de “respeto su opinión profesional, y me gustaría comentarle el empeoramiento de mi madre y pedirle consejo para poder mejorar la situación de la misma”?

Así mismo, la emociones como el agradecimiento, la fé, la aegría, la seguridad ,la pasión , favorecen situaciones de éxtasis, euforia, comprensión… 

Afortunadamente al llegar a casa al medio día logré cambiar mi estado, es algo que con el tiempo he llegado a desarrollar de forma natural en contadas ocasiones, pero que ya está instalado en mi. Me fijé en los resultados obtenidos, y los comparé con lo que deseaba lograr a primera hora de la mañana.

La distancia era tremenda. De repente al observar como me sentía, la rabia y frustración, pude comprender que aquello estaba generando una realidad opuesta a mis deseos, y decidí cambiar el patrón.

Comencé a pensar que todo se solucionaría exitosamente, atendí a mi mamá con amor, y deduje que yo necesitaba cambiar mi estado. A mi me funciona reirme, mover el cuerpo, hacerme dueña de mi comportamiento.

Pensé por un momento en que acabaría el día bien, y me relajé viendo una serie que me gusta mucho.

Poco rato después recibía un mensaje de texto de una amiga con la que tenía pendiente un café, comentándome que podríamos quedar un ratito después.

Percibí mi reacción automática… hace calor, que pereza… lo que me estaba contando, mejor no salir, no gastar… pensamientos de escasez, de apatía… Estaba volviendo a entrar! (cuando no lo has hecho durante años controlar tu mente no es tarea sencilla en un inicio) Y me dije a mi misma … SI, SI A PASAR UNA BUENA TARDE, SI A NO COMPADECERME DE MI MISMA POR ESTAR EN CASA SIN TRABAJO, SI A APROVECHAR EL TIEMPO LIBRE, SI A LO QUE ME TRAIGAN, ABIERTA A LA TOTALIDAD DE LAS POSIBILIDADES QUE SE PRESENTEN…

Y así poco rato después recibí la llamada de una clienta, que tras un momento muy dificil a nivel emocional me preguntaba si podiamos vernos.
Adelante me dije, le dije, vente para acá. En ese momento cambió mi estado de nuevo. Actividad…

Vístete, ordena lo que hay sobre la cama que viene visita y sin saber qué haríamos después dedicate a lo tuyo… a escuchar, y apoyar a alguién que confia en ti, y a abrirte a una tarde estupenda que tiene que llegar de alguna manera.

Parece absurdo, cómo podía salir una tarde como la de ayer de un hecho tan doloroso como el que estaba viviendo aquella chica?

Pero salió, de repente sentía confianza en que algo bueno pasaría, en que recibir esta vivita tenía que ser un regalo para sacarme de mi burbuja de frustración, y las cosas se hilaron en apenas una hora.

En ese tiempo 5 mujeres de diferentes partes de la ciudad nos habíamos puesto de acuerdo sin hablar todas con todas para pasar una tarde de chicas, de energía femenina, yo misma llamé a mi amiga (la del café), que además conocía a su vez y estaba enterada de lo que le ocurria a la mujercita que venía a verme, y quedamos en vernos las tres. De camino este plan se me amplió con otra belleza más y al llegar a la cuarta casa, salimos improvisando a recoger a la quinta.

Estando todas en el coche y sin saber dónde ir, se propusieron varios planes de apoyo moral femenino. Irnos a un nuevo “garito” en el interior, a una casa, o a la playa, a un chiringuito con música.

Tratándo de llevar la voz cantante insistí en el chiringuito y con la suma de las chicas decidimos ir hacía alla, pues allí podríamos mover el cuerpo y yo les estaba explicando que mover el cuerpo era muy importante para generar nuevos procesos neuronales que cambiasen nuestros estados. Probablemente meternos en un sitio cerrado, sin amplitud de visión , no permitiese la cohesión adecuada del grupito que nos habíamos juntado, y no olvidaba que esto había surgido para apoyar a una clienta cási amiga ya en ese momento…

Improvisando de nuevo acabamos en un chiringuito maravilloso en pleno atardecer, tiradas en una cama blanca sobre la arena charlando y riendo sobre los típicos temas que tratamos las muejres, en esos casos, hombres, relaciones, futuro…

Fué increible sentir que sin pretenderlo estabamos haciendo una autoterapia cada una de nosostras, constantemente aportando nuestras opiniones,debatiéndolas…

Pero no quiero olvidarme de contar una curiosidad estupenda. Mientras ibamos en el coche, y una vez estuvimos todas juntas, yo conducía, y pude darme cuenta de que el tono de la conversación, estaba pasando a ser derrotista,  triste, limitante y extremadamente quejicoso con las situaciones para con algunas de las parejas que se estaban comentando al juntarnos…Se me ocurrió proponer, insisto, mientras conducía, algunos pequeños ejercicios de risoterapia, para caldear el ambiente, cambiar nuestros estados al modo positivo y arrancar la tarde desde otro punto…

15 minutos después la conversación había pasado del “todos los hombres son iguales” “esque soy tonta” o “ yo creo que tu deberías…” a “jajjajajajjajja que buen rollo, estamos juntas, todo pasa por algo, a ver que aprendemos de esto”

Era para habernos visto diciendo nuestro nombre con un puño en la boca sin parar de reirnos juntas, antes de llegar a nuestro particular paraiso.

Volviendo al chiringuito, comentar que fué una puesta de Sol estupenda, en concreto, para hablar de mi experiencia, pude volver a comprobar la importancia de mi mente sobre mis resultados.

Mi novio llamó a media tarde, apenas nos vemos pues vivimos muy lejos, pero ese no es el tema.

Hacía varíos días que yo había puesto el ejemplo en mis quejas sobre nuestra distancia de que me sentía sola, que nunca ibamos al cine, pero ni con el ni con amigas, que no me surgian planes y que el no podía entenderlo, pues es una de las personas más activas socialmente que conozco.
Me contó al llamarme que estaba con su mejor amiga, entrando al cine…
Automáticamente! Mi mente comenzó a lanzarme mensajes de … “ves? Así no se puede llevar una relación, pasa más tardes con su amiga que contigo, esto no puede funcionar, te das cuenta? Al cine… solos… y no te da miedo??? Podría serte infiel… seguro que nunca han tenido nada??? El anterior te engañó por tonta…

No voy a mentir, pensé todas estas cosas, es algo que me parece hasta cierto punto un comportamiento humano, siempre y cuando se sepa limitar a nivel interno.

Gracias a las historias sobre celos y posesión que había ido escuchando a lo largo de la tarde, y a mi propia experiencia, de nuevo tuve que confrontarme a mi misma. Cuando colgé el teléfono, a solas conmigo en aquella playa, mis amigas en la lejanía sobre la cama blanca… me dije
¿pero que c… estás pensando Marta?Tienes una relación maravillosa, con una persona que te arece extraordinaria a nivel de calidad humana, con la que puedes ser tu misma, y que se está forjando sobre una base de confianza, ¿a que viene contarte esto?Es su mejor amiga!!! Nada más!! Y toda la basura que yo misma meta en mi cabeza, además de ser mentira, porque son suposiciones absurdas, no me hará más que daño, generandome un estado de desconfianza, por tanto reacciones desconfiadas con el, y consecuencias en la relación, cuando lo cierto es que, no ha pasado NADA! Nada más que el hecho de que se acueda de tí y te ha llamado para demostrártelo.

Puede que aprender a escuchar lo que nos decimos, aprender herramientas para cambiar nuestros estados como mover el cuerpo, cantar algo positivo,decirnos algo que si nos convenga, o dejar de suponer, hacer algo diferente…ejercicios de risoterapia!, llamar a una amiga, o irte al cine aunque sea sol@ a pasar un rato contigo… no sea la panacea. Pero estoy segura de que atendiendo la vida de esta otra manera favorecemos mucho más las probabilidades de disfrutar mejor de las cosas, de vivir más en la realidad y menos en las fantasías que crea nuestra mente, cuyas raices son nuestro sistema de creencias (las cosas que pensamos que son ciertas y con las que generalizamos ,como por ejemplo en lugar de pensar, “que bien que hablamos a diario y eso hará que tengamos una comunicación estupenda y podamos trabajar nuestra confianza”, un “ solo hablamos por las noches, nunca de día, por qué será? No tenemos suficientes cosas que decirnos? Está con una amiga… seguro que es infiel… todos son infieles…”

Por otro lado ayer recordé otra cosa que complementa mi reflexión, atraemos lo que somos, se genera honestidad con honestidad, confianza con confianza, y pasión con pasión. Y estoy abierta a probarlo y debatirlo tantas veces como sea necesario. Pues a la larga para mi esto, es ley, es amor propio, es vivir, con pasión.
Practicando la inteligencia emocional….
Besos a mis lectores!

Marta